Infraestructuras:  Noticia de actualidad


El contrato comprende el proyecto constructivo de las subestaciones eléctricas de tracción, los centros de autotransformación y la línea aérea de alta tensión para el tramo Zaragoza-Teruel

Adif ha adjudicado al consorcio formado por las compañías Comsa Instalaciones y Sistemas Industriales y Lantania el contrato de obras del proyecto constructivo de las subestaciones eléctricas de tracción, centros de autotransformación y línea aérea de alta tensión en las áreas de Cariñena y Villafranca de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto.


Adjudicadas nuevas obras para avanzar en la electrificación de la línea Zaragoza-Teruel-Sagunto
 
 
 

(08/11/2019)  

Esta actuación, que cuenta con un presupuesto de 23.567.539 euros y un plazo de ejecución estimado de quince meses, permitirá avanzar en la electrificación de la línea y se incluye en el Plan Director para el desarrollo de este eje ferroviario, integrado en el Corredor Cantábrico-Mediterráneo.

Las obras tienen como objetivo la construcción de las instalaciones necesarias para la electrificación a 25 kV del tramo Zaragoza-Teruel y contemplan, entre otras actuaciones, la ejecución de las subestaciones eléctricas de tracción de Cariñena y Villafranca, de la línea aérea de alta tensión de 220 kV de acometida desde la subestación de REE de Calamocha a la futura instalación de Villafranca, así como de los centros de autotransformación.

Entre las principales operaciones figura la ejecución de obra civil y construcción de las cimentaciones de hormigón y estructuras de acero de los equipamientos exteriores, de las plataformas y edificios para los equipamientos de alta y baja tensión de las subestaciones y de los centros autotransformadores.

También se llevarán a cabo las canalizaciones para las redes de cableado, la construcción de las plataformas de acceso a las subestaciones, la mejora de los caminos de acceso, el montaje del material eléctrico y de control, así como las pruebas previstas a la puesta en servicio.

Además, se ejecutará la obra civil y la construcción de las cimentaciones y estructuras metálicas de apoyos de la línea aérea de alta tensión de 220 kV, así como la instalación de conductores, aisladores y cables de protección.

Ventajas medioambientales

Entre las principales ventajas de esta actuación destacan los importantes beneficios medioambientales que ofrece la tracción eléctrica frente a la tracción diésel, además de los derivados de la reducción del impacto sonoro y de las emisiones de las circulaciones.

De este modo, la tracción eléctrica permitirá utilizar un 25 por ciento menos de energía primaria, reducirá en alrededor de un 45 por ciento la necesidad de energía procedente de fuentes fósiles y, por tanto, no renovables, disminuyendo casi un 60 por ciento las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estas actuaciones se enmarcan en el plan de inversiones que se está llevando a cabo para asegurar la competitividad de esta línea como eje estratégico del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, que tiene un horizonte temporal de ejecución hasta 2022/2023 y representa una inversión global estimada de 386,6 millones de euros.