Operadores:  Noticia de actualidad


Actuaciones en diecisiete estaciones y más de diez kilómetros de túnel

Metro de Madrid está renovando la señalización de su línea 4 para reducir los tiempos de recorrido de los trenes, mejorando la capacidad de transporte, la seguridad y la eficiencia en el mantenimiento.


(29/07/2019)  

Las actuaciones en curso cuentan con una inversión de más de 14,6 millones de euros y afectan a diecisiete estaciones y más de diez kilómetros de túnel. Además, es necesario también intervenir en un total de 105 unidades de la serie 3.000 y 42 de la 2.000.

Los trabajos para modificar circuitos de vías, balizas, sistemas de protección y conducción, señales y los equipos necesarios para la introducción del nuevo sistema, se iniciaron en octubre de 2018 y su plazo de ejecución es de veintiún meses. Actualmente, se trabajan en horario nocturno, con un avance de la obra del 61 por ciento.

Varios sistemas

En la línea 4 de Metro de Madrid coexisten dos tecnologías de señalización. Entre las estaciones de Bilbao y de San Lorenzo se mantiene el sistema de Códigos de Velocidad, con enclavamientos e instalaciones de seguridad de más de treinta años en algunos casos, mientras que entre Argüelles y Bilbao se ha evolucionado a un sistema de Distancia Objetivo que ahora se extenderá a toda la línea.

El sistema Distancia Objetivo ofrecerá mayor capacidad de transporte, mejor gestión de las situaciones degradadas y mayores niveles de seguridad. Asimismo, mejora la fiabilidad, disponibilidad, mantenibilidad y seguridad de la línea en todas las circunstancias. La  nueva señalización permitirá también la interoperabilidad entre líneas y la optimización de cabeceras, siendo además un sistema escalable.

Línea 4

La actual línea 4 se inauguró en 1932 como un ramal de la línea 2 entre las estaciones de Goya y Diego de León. En marzo de 1944 se abre como línea el tramo entre las estaciones de Argüelles y de Goya, si bien el ramal se sigue explotando de forma independiente. Éste se incorpora definitivamente a la línea en 1958, lo que permitiría prolongarla de Diego de León a Alfonso XIII en marzo de 1973.

En 1979 se abrió la prolongación hasta la estación de Esperanza, en 1998 para llegó hasta Parque de Santa María y en 2007 se inauguró la última ampliación hasta la estación de Pinar de Chamartín.

Este crecimiento progresivo ha provocado que convivan diferentes sistemas de electrificación (por línea aérea de contacto, tranviaria, catenaria convencional, catenaria rígida), y de señalización.