Material:  Noticia de actualidad


Se va a implementar en los 91 trenes de alta velocidad de las series 102, 112, 130 y 730 y en las cien locomotoras 253 del parque de la operadora

Como resultado de un acuerdo entre Renfe y Bombardier, se van a implementar varios equipos y sistemas para la mejora de la gestión energética en los 91 trenes de alta velocidad de las series 102, 112, 130 y 730, así como en las cien locomotoras 253 del parque de la operadora. En la actualidad se están desarrollando pruebas de validación.


Renfe y Bombardier desarrollan un proyecto para mejorar la gestión energética en trenes y locomotoras
 
 
 

(25/07/2017) Como consecuencia del contrato, se va a dotar al material rodante mencionado de equipos de medición de energía a bordo de los trenes (EMS-Energy Measurement System), sistema de Conducción Eficiente Automática (BEDS-Bombardier Efficient Driving System) y sistema de reducción de consumo a tren parado.

El proyecto está siendo dirigido por el Área de Ingeniería de Renfe Fabricación y Mantenimiento, en coordinación con la Dirección de Producción de Viajeros. Asimismo participan otros departamentos del Grupo como Seguridad en la Circulación, Formación, Finanzas, Sistemas de Información, Comunicaciones o Energía.

Este proyecto tiene especial relevancia, ya que, en la actualidad, ninguna empresa ferroviaria de la Unión Europea dispone de sistemas de Conducción Automática eficiente (Efficient ATO), siendo más utilizados los llamados “DAS” (Driving Advisory Systems), sistemas de ayuda a la conducción que sugieren al maquinista la velocidad óptima en cada momento.

Pruebas de validación

El 21 de junio comenzaron las pruebas de validación con doce trenes de las series 102 y 112 para comprobar el ahorro comprometido en el contrato del 4 por ciento, que supondría unos quince millones de kilovatios hora al año. Esto permitiría un periodo de retorno de la inversión inferior a seis años, y además evitaría la emisión a la atmósfera de más de 2.600 toneladas de dióxido de carbono anualmente.

Sin embargo, en las pruebas preliminares efectuadas, se han conseguido ahorros de hasta el 31 por ciento en algunos trayectos y de entre el 11 y el 19 por ciento de media, en relación a lo que se podría denominar una conducción manual no eficiente.

Durante estos primeros meses, los maquinistas no deben usar el sistema de conducción eficiente automática, ya que se está trabajando en la elaboración de una línea base de consumo. A partir de la segunda semana de septiembre, se les solicitará que lo utilicen para comprobar la media del ahorro efectivo. Para ello, los trenes ya disponen del software homologado por la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, mientras que las modificaciones de los manuales de conducción están aprobadas y comunicadas.

Sistema BEDS de conducción automática eficiente

Los trenes de alta velocidad ya poseen un sistema de conducción automática, que funciona con supervisión continua por parte del ERTMS, o por parte del maquinista en caso de circular por líneas dotadas de Asfa Digital. El algoritmo que incorpora el sistema BEDS contempla el horario que debe cumplir el tren y el perfil de la vía, con el fin de aprovechar las bajadas para cortar tracción devolviendo energía a la red, gestionar la tracción a intervalos en los llanos y acelerar en las subidas.

Este proceso de aceleración y frenado óptimo, que ya puede realizar el personal de conducción de forma manual, se configura con transiciones suaves que pueden repercutir, no solo en el confort de los viajeros, sino en la seguridad frente a rebases de señales, al llegar a estas últimas a una velocidad más reducida.

Equipos de medición de energía para facturación por consumo (EMS)

Los equipos de medida están homologados bajo la norma europea 50463, de obligado cumplimiento para trenes interoperables. Disponen de un equipo de posicionamiento GPS, que permite asociar el consumo a un tramo específico de la red, y un equipo de comunicaciones para transmisión de los datos de energía, posicionamiento, diversos eventos relacionados con la calidad de la medida, e incidencias, y que permite asimismo la configuración remota del equipo. Estos equipos no solo miden la energía consumida, sino también la devuelta por el vehículo durante la frenada.

Actualmente hay 67 equipos instalados, de los que cinco están trasmitiendo datos de consumo de forma regular al servidor de Adif encargado de la facturación de energía, con el objeto de obtener su conformidad y trabajar conjuntamente en el establecimiento a medio plazo de una facturación basada en consumos reales.

La facturación de la energía, que supone cerca de trescientos millones de euros al año y más del 1 por ciento de la energía eléctrica consumida en España, se basa en un reparto en función de las toneladas-kilómetro recorridas por cada operador, con unos coeficientes de reparto diferenciados por tipo de servicio, según lo establecido en la Declaración de Red de Adif.

Sistema de reducción de consumo a tren parado

En este ámbito de mejora de la gestión energética, se pretende que, bajo unas determinadas condiciones de servicio, se reduzcan los consumos de equipos auxiliares como aire acondicionado o alumbrado, entre otros. En la actualidad se trabaja en los algoritmos más adecuados para que no se produzcan interferencias en los servicios comerciales o en el confort de los viajeros.