Material:  Noticia de actualidad


El pasado viernes FGC trasladó sus coches a los talleres de Rubí para hacer las primeras intervenciones y diagnósticos

El pasado viernes 9  de junio, Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, FGC, inició los trabajos previo a la restauración de los dos coches del Funicular de Gelida, una infraestructura cercana ya al siglo de vida. Con una inversión de 1,5 millones de euros, el objetivo es renovar el funicular respetando su diseño histórico.


Se inicia la restauración de los vehículos del Funicular de Gelida
 
Técnicos desenganchando del cable tractor los dos coches del Funicular de Gelida para su traslado a Rubí
 
 

(13/06/2017) Los vehículos se trasladarán a los talleres de Rubí, donde se realizarán las primeras inspecciones de envergadura para definir los trabajos de rehabilitación, que sólo puede afrontarse desmontando los coches y trasladándolos a un taller donde llevar a cabo ensayos no destructivos com o la inspección por ultrasonidos de los bastidores. Estas inspecciones determinarán el tipo de actuación que se llevará a cabo con las cajas actuales.
 
Su resultado permitirá definir claramente las actuaciones a acometer: rehabilitación parcial o sustitución total. Esta renovación respetará el estilo histórico del Funicular de Gelida. La previsión es que el funicular vuelva a dar el servicio a finales de 2018.

Una infraestructura de principios del siglo XX

El funicular de Gelida se inauguró en noviembre de 1924, construido por el ingeniero menorquín Santiago Rubió. Situado en la comarca del Alt Penedès, une la estación de tren de Cercanías de Renfe (línea Barcelona-Tarragona por Vilafranca) con el centro urbano del pueblo.
 
A principios de los años 80, FGC se hizo cargo del funicular y emprendió un proceso de modernización que permitió ofrecer un servicio regular hasta el cambio de servicio del 2012, fecha en la que FGC aprobó una reorganización para ajustar oferta a la demanda y racionalizar gastos en las líneas metropolitanas.
 
En el marco de esta reorganización se sustituyó el servicio del funicular por un nuevo autobús urbano, con un recorrido más amplio y varias paradas en el municipio de Gelida, e integrado dentro del sistema tarifario de la ATM. Ferrocarriles decidió preservar el valor histórico y patrimonial del Funicular manteniendo su servicio durante los fines de semana y días festivos y señalados.

En 2016 se decidió suspender el servicio completamente dada la necesidad de esta revisión, proceso que se ha demorado más de lo esperado pero que, con los trabajos del pasado viernes, se inician formalmente.

Una de las cajas de funicular en el tramo de cruzamiento. Foto Marta Roig