Empresas:  Noticia de actualidad


Participan 47 organizaciones de nueve países

Indra lidera el proyecto Transforming Transport, que pretende demostrar que los datos generados por el sector del transporte y la logística pueden explotarse mediante las últimas tecnologías de big data, para mejorar la gestión de la movilidad y el servicio.


(23/03/2017)  

El proyecto, uno  de los mayores financiados por la Comisión Europea en el marco del programa Horizonte 2020, tiene un presupuesto de 18,7 millones de euros, cy cuenta con la participación de 47 socios de Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, los Países Bajos, Reino Unido y España.

Transforming Transport incluye trece proyectos pilotos que se van a llevar a cabo en diferentes países y en siete ámbitos del transporte diferentes: carreteras, aeropuertos, puertos, infraestructuras ferroviarias, vehículos conectados sostenibles, movilidad urbana integrada y logística.

En cada uno de ellos se van a desarrollar y probar nuevos algoritmos, basados en las tecnologías big data existentes, para integrar datos reales de diversas fuentes, analizarlos, desarrollar patrones de transporte y explotarlos de la forma más apropiada para facilitar la toma de decisiones.

Proyecto ferroviario

Unos de los cuatro pilotos que lidera Indra con la colaboración de Adif y Ferrovial Agroman, utilizará en el tramo de alta velocidad entre Córdoba y Málaga tecnologías big data para mejorar la gestión de los trabajos de mantenimiento de la línea y los recursos disponibles, y reducir los costes de mantenimiento, a partir de la integración, procesamiento y modelado de diferentes fuentes de datos de mantenimiento, información sobre activos, datos de tráfico, topología, datos de superestructura e información meteorológica.

También se realizarán predicciones en tiempo real del impacto sobre el mantenimiento de ciertos eventos en la gestión del tráfico ferroviario.

Países

En España, concretamente en Valladolid, se desarrollará uno de los pilotos sobre movilidad urbana; en Francia, sobre el vehículo conectado; en Grecia, sobre el flujo de los pasajeros en los aeropuertos; en Gran Bretaña, sobre transporte ferroviario; en Portugal, sobre autopistas; y en Alemania, sobre logística portuaria.

Además, el proyecto se propone que los resultados de los pilotos sean reutilizables y replicables, incluso después de que el proyecto termine formalmente, para lo que se va a involucrar en el proyecto a más de 120 actores clave de la industria europea.

Big data

Transforming Transport buscará, mediante la utilización del biga data, la mejora de la eficiencia, del servicio prestado a los clientes y la posibilidad de generar nuevos ingresos o modelos de negocio.

El big data podría mejorar la eficiencia operativa de los procesos y servicios vinculados con el transporte en, al menos, un 15 por ciento, mejorando el uso de los recursos y reduciendo los costes de mantenimiento, el consumo de combustible o las incidencias.

Asimismo, permite ofrecer un servicio más personalizado y adaptado a las necesidades de los usuarios, mejorar los flujos de pasajeros, reducir sus tiempos de espera y los de entrega de mercancías o evitar las conexiones fallidas entre los diferentes medios de transporte, entre otros beneficios.

La explotación de los datos puede generar nuevas fuentes de ingresos e, incluso, nuevos modelos de negocio, basados en un mejor conocimiento de las preferencias de los viajeros o los patrones de viaje, en ámbitos como el turismo o la publicidad.

Futuro

Transforming Transport quiere aplicar en el sector del transporte y la logística el big data que actualmente sólo utilizan el 19 por ciento de las empresas del sector, duplicando ese porcentaje.

El uso de los datos contribuirá a mejorar la competitividad de Europa y a consolidar su posición en términos de transporte y logística, un  sector que supone aproximadamente el 15 por ciento del PIB mundial.

El aprovechamiento eficiente de los grandes volúmenes de datos generará ahorros, a escala mundial, de más de 450.000 millones de euros en combustible y tiempo, y reducirá las emisiones de dióxido de carbono en 380 megatoneladas. Una mejora del 10 por ciento en la eficiencia pueda ahorrar hasta 100.000 millones de euros en la Unión Europea.