Operadores:  Noticia de actualidad


Informe “Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050, elaborado por Monitor Deloitte

El ferrocarril eléctrico debería transportar en 2030 en España un 20 por ciento de las mercancías para cumplir el objetivo de reducir las emisiones entre el 80 y el 95 por ciento hasta el año 2050 fijados por la Unión Europea.


Los objetivos de descarbonización exigen que el ferrocarril eléctrico transporte un 20 por ciento de las mercancías en 2030
 
 
 

(16/03/2017) Esta es una de las principales conclusiones del informe “Un modelo de transporte descarbonizado para España en 2050”, elaborado por Monitor Deloitte que repasa la situación actual de cada uno de los medios de transporte terrestre en España y detalla cuáles son las medidas que deberían ponerse en marcha para lograr la reducción de las emisiones en los plazos marcados.

El transporte, responsable de la cuarta parte de las emisiones que se producen en España, es clave para cumplir con esos objetivos de descarbonización fijados por la Unión Europea y, según el informe, las políticas actualmente en vigor para lograr esas metas son claramente insuficientes.

Para descarbonizar el transporte de pasajeros en España se necesitaría entre 6.000 y 11.000 millones de euros hasta 2030, lo que supone una inversión anual de unos 650 millones.

Ferrocarril eléctrico de mercancías

El informe incide en el papel que ha de jugar el transporte de mercancías en la descarbonización que mientras tecnologías como el camión eléctrico no estén disponibles, exigirá un mayor protagonismo del ferrocarril eléctrico, que en 2030 debería ser capaz de transportar entre el 15 y el 20 por ciento del tráfico total de mercancías.

Según el estudio de Monitor Deloitte, es necesario realizar un cambio modal de la carretera al ferrocarril, que conduzca a esa cuota, sobre todo en los tráficos internacionales en los que actualmente está en el 5 por ciento.

Para lograrlo se proponen mejoras de las infraestructuras de interconexión y “última milla” en el acceso a puertos y apartaderos industriales y centros logísticos adecuadamente posicionados y preparados.

La adecuación de la red convencional al ancho de vía europeo de manera progresiva, variantes que eviten interferencias con trenes de viajeros y adecuación de gálibos, prolongación de apartaderos que permitan la circulación de trenes de 750 metros o superiores y la electrificación de líneas son otras de la mejoras propuestas.

Información completa sobre el informe de Monitor Deloitte en el número de mayo de Vía Libre