Operadores:  Noticia de actualidad


Uno de cada cuatro viajes del sistema integrado de la región metropolitana se acoge a bonificación o es gratuito

El número de usuarios del transporte público de la región metropolitana de Barcelona que se acoge a algún tipo de tarifa social volvió a crecer en 2016 hasta alcanzar los 243 millones de validaciones.


Sigue creciendo la utilización de las tarifas sociales en el transporte público de Barcelona
 
 
 

(27/01/2017)  

Esas tarifas engloban las tarjetas y abonos para jóvenes, mayores, familias numerosas y parados que suponen ya el 25,5 por ciento del total de viajeros del sistema integrado  de la región metropolitana, un porcentaje que se eleva al 29 por ciento si sólo se toman en cuenta las redes de Transportes Metropolitanos de Barcelona, TMB.

Ampliación

En 2014 esas tarifas sociales suponían el 24,5 por ciento del total en la región metropolitana y el 28 por ciento en el área TMB. El crecimiento, según TMB, obedece  por una parte a  la evolución demográfica  y por otra las políticas de ampliación de los colectivos beneficiarios de tarifas sociales.

En la última revisión tarifaria de diciembre,  la ATM amplió hasta los dieciséis años la edad para utilizar la tarjeta T-12, que pasó a llamarse T-16 (Ver noticia). Asimismo, el próximo mes de marzo se ampliarán los beneficiarios de  la tarifa para parados creada en 2012.

Títulos y tarjetas

En la zona 1, el área metropolitana de Barcelona, funciona la tarjeta rosa metropolitana, en sus modalidades gratuita y de precio reducido, y el pase metropolitano de acompañante. Entre los tres superarán los 125 millones de validaciones en 2016, un 13 por ciento más que en 2015.

La T-12, para viajar gratuitamente sin límite en una zona tarifaria que era válida en 2014 hasta los catorce años, registró 27,7 millones de validaciones, un 19 por ciento más que en el año anterior.

Las tarjetas para familias numerosas y monoparentales sumaron 27,3 millones de validaciones, con un incremento del 10 por ciento sobre 2015.Los abonos para parados  registraron entorno a ocho millones de viajes